domingo, 26 de octubre de 2008

Sobre libros, películas, personas y cambios.

La verdad es que estoy de acuerdo en que quizá exageré en el anterior post al decir que una película o un libro cambian una vida o... ¿quizá no?

Hay libros y hay películas que aunque sean ficción (que no creo que eso signifique que estén muertas porque provienen de la creatividad de un ser muy vivo que les confiere vida) están escritas con una carga simbólica muy fuerte y los simbolos tienen una característica, nos llegan a zonas del cerebro que no están tan defendidas como nuestro hemisferio izquierdo, de eso Julieta nos podría hablar mucho. Hay veces que una lectura, una opinión, el ejemplo de alguien o una película tienen la fuerza de hacernos ver las cosas diferentes, entonces podemos hacer un cambio, podemos internalizar lo aprendido y a partir de ahí ser diferentes, quizá no muy diferentes, quizá radicalmente diferentes pero diferentes al fin y al cabo. He de reconocer que leer y luego conocer y trabajar con John Demartini influyó en mi vida, fue una experiencia descubrimiento que, sin dejar de ser yo, me hizo diferente. Por eso fue mi recomendación, pero hay otras muchas, personas, experiencias (trabajar en intervención en crisis o en la consulta acompañando a personas que se enfrentan con valentía cada día a sus retos y miedos más importantes), libros, películas y mil cosas que sin duda van construyéndome cada día y me siento agradecido por ello. Agradecido a las personas que me enseñan y agradecido a las personas que con su capacidad artística son capaces de superar las barreras de ese hemisferio izquierdo controlador y llegar allí donde residen las emociones.

Los seres humanos somos seres dinámicos en permanente evolución, cambiamos con cada experiencia, cada relación, cada interacción, con cada momento. Y con cada cambio crecemos y nos desarrollamos. Pero estar abiertos al cambio no es fácil, se requiere valor porque sólo aquellos que se sienten seguros de su identidad pueden aceptar que ésta cambie. Cuando nos encontramos inseguros nos defendemos ante todo, tratamos de afianzar aquello que creemos ser, aquello que nos da seguridad y cualquier cambio es evaluado como una amenaza.

Sólo cuando mis pies se encuentran firmes y seguros en el suelo, sólo cuando me siento en equilibrio, puedo afrontar el movimiento y el cambio. Cuando por el contrario me siento en desequilibrio, cuando no estoy enraizado, entonces todos mis movimientos irán dirigidos simplemente a mantener el débil equilibrio. Por eso ante cualquier impacto que me mueva haré automáticamente el movimiento opuesto al que me afecta, porque el desequilibrio genera inseguridad y mi sistema límbico, esa parte del cerebro tan inconsciente que maneja las emociones primarias, tendrá como única prioridad defender la postura anterior.

Estar vivo significa estar en un cambio permanente, mantener una relación viva significa aceptar que el otro cambia y que yo cambio y que, por lo tanto, cada día hay que hacer un pequeño esfuerzo de re-conocimiento. Os invito a hacer ese esfuerzo y, como decía el maestro Milton H. Erickson "que donde haya rigidez haya flexibilidad".

17 comentarios:

Julieta dijo...

Muy buena la matización... y el recordarnos que estar vivo significa ser dinámico... y que en la inflexibilidad vive la intolerancia.

Efectivamente, estas películas o libros no cambian tu vida de manera radical... eso del "antes y el después" no está tan diferenciado... hay un algo diferente, pero es mucho más lento y más sutil..
Con respecto a las pelis que yo puse si hubo un click... Ni me cambié el corte de pelo para parecerme a Amélie ni me autolesioné para vivir la muerte de cerca, ni me enamoré de un poeta (aunque eso ya me había pasado años antes.. ejem...) ni me hice la cirugía... Pero si hubo un clicK: el de tratar de aportar algo a le gente que me rodea, el de hacer una lista de las cosas que quiero hacer antes de morir para no sentir que no he vivido, para encontrarle un sentido a mi vida de seminomadismo (aunque a mí no me espere nadie en Atocha, ni en Zgz con una flor cada día diferente...) y para recordar que posesión no es amor..

Los libros que mencioné me aportaron mucho, personal y profesionalmente... desde como manejar el encuadre en algunos casos en consulta a introducir la filosofía en algunas de las cosas que trabajo...

y así...
No cambian tu vida radicalmente, pero tienen una cosa muy buena, y es que te hacen pensar reconfirmándote si llevas la vida que habías planeado para ti o no... y si es que no, pues te da la oportunidad de cambiar algunas cosillas... Asumiendo siempre lo que decía John Lennon "la vida es aquello que te pasa mientras tu tienes otros planes".. o algo así.

Un beso muy fuerte

Elena936 dijo...

Me encanta lo poeticos que sois en este bloq, todo con citas de libros y autores, increible. Bueno yo no soy tanto de citar autores, pero transmito mi mensaje de la misma manera.

Sigo reiterando que ni los libros, ni el cine me cambian la vida, muchas veces quizás acentúen más aun mi desequilibrio, porque ves a veces tantas cosas irreales que te gustaría alcanzar, pero que es imposible, eso solo pasa en las peliculas.

En otras ocasiones, es verdad que transmiten un mensaje, pero es que se me olvida a los cuatro dias, mi hemisferio izquierdo debe funcionar de manera errónea, o quizás tengo que tratar mi sistema límbico, en alguna consulta privada.

Quizas en el transcurso de mi vida he aprendido más de las personas, en todos los aspectos, algunas de ellas las he interiorizado desde pequeñita y me han ayudado a ser lo que soy, me han transmitido un mensaje, que a mi me parece moralmente correcto, pero las personas a veces si te ofrecen otro mensaje, que a veces te hace sufrir, he tratado de olvidar esos mensajes, pero no se me olvidan te los guardas y en un momento determinado saltan, te hacen recordar, y te hacen evitar esa situación o equivocarte de nuevo. Todo te hace aprender, lo bueno y lo malo, la vida es un sube y baja de equilibrio y desequilibrio, todos los días debemos de subir un escalón mas, lo que pasa, que hay escalones que se resisten, porque son escaleras que se consiguen subir en pocas ocasiones, pero cuando llegas, te hacen entender que has conseguido el equilibrio deseado.

Uy que lío me he armado. Hala a descifrar, igual encontrais el equilibrio.

loose dijo...

Así es, a nadie le puede cambiar la vida "literalmente" hablando, sería extraordinario entonces..., si ve tal o cual peli, o lee un libro u otro, si va al museo o al teatro. Pero lo que sí es verdad es que siempre, como decía Antonio en el anterior post, nos ofrecen una perspectiva diferente y pueden cambiar algo en nuestra esencia, siendo a veces casi inapreciable, pero que queda almacenado.

Pero, ¿a quién no le ha ocurrido que una simple escena, un verso, una melodía, una estrofa de una canción, un relato, una imagen, un aroma, una conversación, un silencio, un momento de soledad, un paisaje, la capacidad o aptitud de una persona, su actitud, su calidad humana..., no le haya sensibilizado, aportado, transmitido, guiado o "calado" proporcionándole tal grado de seguridad hasta el punto de plantearse algunos de los aspectos de su vida o de su conducta?

No me refiero a CAMBIARLOS sino a MEJORARLOS, encontrar la manera de hacerlo para que nos sea más fructífero, para sentirnos mejor con nosotros mismos y como resultado, sentirnos mejor con el prójimo y, a su vez, fortalecernos para afrontar las constantes pruebas a las que nos somete la vida.

Un beso.

el piano huérfano dijo...

No creo que se trata de real-mente cambiar, si no, al contrario, a veces las peliculas y los libros, sobre todos los libros nos abren caminos que estan y no vemos, no es que todo cambia por obra de magia, es que elaboramos algo y la leyenda ayuda.
Claro que si la aplicamos bien, podemos sentir mejor con nosotros mismos - algo que es a veces muy dificil hacer.

un abrazo

Shidermo dijo...

El movimiento da vida, nunca somos los mismos, cada día un descubrimiento, propio y ajeno.

¿por qué rechazar algo tan divertido? ¿por qué esa necesidad de control? ¿por qué no confundirnos con el dinamismo? surcar los mares embravecidos es lo que les da a los buenos marineros sus galones, los demás se quedarán en puerto, amarrados sus tentáculos a las rocas...

Julieta dijo...

guau shidermo... que poético... Estás inspirado!!

Anónimo dijo...

Creo que no entendemos exactamente lo que segnifica cambiar la vida;
el hecho de leer un libro no te va hacer más rico o mas pobre, no vas a levantar el dia siguiente protegido de maldades que de accidentes, de amores y deamores.

Pero SI ES CIERTO que el libro de John De Martini cambia los conceptos de nuestros antepasados nos han alimentado durante toda la vida, y si llegamos a leer bien el libro lo cd , se puede entender perfectamente al razon de cada acto que nos pasa en la vida.
Te enseña que si tienes hoy un fracaso no puedes sentar y llorar tood el tiempo por aquel fracaso puedes escoger el lado positivo que es la sabiduria, la ayuda de aquel fracaso y con mas fuerza encontrar tu sendero.

A MI SI ME AYUDO, SI ME CAMBIO MUCHOS CONCEPTOS EN LA VIDA, EN REALIDAD CAMBIO MI VIDA PORQUE AHORA VIVO YA NO SOBREVIVO

Raquel Sultana

Anónimo dijo...

UN libro es un espejo y que sólo podemos encontrar en él lo que ya llevamos dentro.

Avatar Psicologos dijo...

Julieta, gracias por tus aclaraciones, siempre completando y aclarando las cosas cuando a mi se me vuelven turbias...

Elena, nada de liosas tus palabras, es verdad y a mi se me habia pasado que libros y, sobre todo, películas crean en muchas ocasiones fantasías que nos perjudican mucho y que son capaces de construir unas creencias que nos limitan o no nos dejan disfrutar de lo real. Muy buen punto y, desde luego, las personas suelen ser libros abiertos. Gracias.

Loose, me encanta tu último parrafo, tan claro... tan difícil de aplicar... aunque ahi está la clave, lo difícil suele dar grandes beneficios, lo fácil sin embargo suele ser poco productivo y yo se que la gente que pasa por aqui es valiente, porque hay que ser muy valiente para mirarse a uno mismo.

Piano, me encanta que abras caminos, a ti mismo y a los demás, sigue en ello por muy difícil que se torne a veces, por mucha soledad que a veces se nos agarre.

Shidermo, gracias por tus palabras.

Raquel, gracias por tu valentía, por darnos tu ejemplo personal de aquello que te ayudo a cambiar y a ir re-construyendo esa persona tan bella que eres.

Anónimo, impecable tu apreciación sobre los libros como espejos, completamente de acuerdo, los libros nos ayudan a sacar aquello que ya hay dentro, porque somos todo, estamos completos, solo tenemos que conectar con nuestros recursos y ponerlos en marcha.

Gracias, gracias, gracias

Chechu dijo...

todos somos flexibles porque estamos formados por músculos, pero esa flexibilidad hay que trabajarla. Nuestra vida es flexible solo si nos lo trabajamos.Saludos

Anónimo dijo...

Si tu mente es frágil y se siente necesitada de un cambio(por llamarlo de alguna manera) ya sea de personalidad, pensamiento, comportamiento, si podría marcarte o cambiarte.

Avatar Psicologos dijo...

Totalmente de acuerdo en que la flexibilidad hay que trabajarla, no tanto en que las películas/libros podrían marcarte si tu mente es frágil, hay que ser muy fuertes para aceptar el cambio y las mentes frágiles (habría que definir que entendemos por frágil) tienden a defenderse, resistirse y bloquearse. Creo que el asunto tiene que ver más con la necesidad, una mente necesitada ve y construye la realidad que cree necesitar y se puede agarrar a cualquier cosa que cubra su necesidad.

el piano huérfano dijo...

No esperes de un libro o una pelicula hacer un milagro, todo es cuestion de trabajo, y mucho fuerza de voluntad,etc.....


te pueden guiar los libros, pero no hacer milagros.

Para eso están lo psicologos

Anónimo dijo...

Los milagros, solo los puede hacer uno mismo, si la persona no está por la labor no hay nada ni nadie que te haga cambiar,cuando tú quieres, tu puedes.

loose dijo...

Es cierto, Piano. Estoy de acuerdo totalmente con el último anónimo.
El psicólogo no posee ninguna varita mágica en sus manos. Solamente hace la función de guía.
Y si alguien se niega, se encierra en sus pensa-mientos y "prefiere" seguir bloqueado, me temo que poca cosa se podrá hacer. O mejor... no hacer??
Esa es una lección que aprendí muy bien.

Bonita frase por cierto, anónimo.
"Cuando tú quieres, tú puedes".

Piano, como me dijeron a mí alguna vez TU SI PUEDES.

Animo y besitos.

el piano huérfano dijo...

Todos podemos si queremos, depende cuanto queremos que voluntas ponemos eso esta claro...
Pero el tema ha venido de libros, es por eso que digo que no hacen milagros te pueden abrir los ojos, a veces podemos trabajar solos y otras necesitamos ayuda, en eso me refiero al psicologo o otra profesion que sea de ayuda.
Lo importante es admitir y tocar y saber que hay herida, y donde esta y por que esta, con eso se empieza y si esta?
bueno me he enrollado ya suficiente
pero no me cabe duda que mucha gente ponen voluntad pero a veces no pueden, o creen que no pueden y necesitan ayuda, a mi me paso, me sigue pasando cada dia, cada instante digo no puedo, no puedo y a veces puedo otras no me merece la pena....
Constancia también hay que ser constante, etc....PAra eso hay que leer muchos libros y muchasa peliculas pero si hay una herida hay que curarla.

loose dijo...

A veces, por circunstancias que nos rodean o bloqueados por nuestros propios miedos dejamos de lado algo muy importante que deberíamos desarrollar a lo largo de nuestra vida para poder vivirla plenamente que es nuestra propia fuerza interior. Es entonces cuando decidimos pedir ayuda (personalmente pienso que es un gran paso el que damos haciéndolo), para orientarnos a la hora de buscar o recuperar esa fortaleza interna que alguna vez queriendo escapar, la dejamos atrás.

Es por lo que nunca la vamos a encontrar en nada ni en nadie, porque la llevamos dentro y hay que trabajarla para poder usarla, conociéndonos, reconociendo cuáles son nuestros aspectos más sólidos y los más vulnerables, pero eso no es algo que se pueda hacer de un día para otro, todo requiere tiempo y paciencia. Y a lo largo de ese período habrá caídas, recaídas, tropezones y días, pero lo importante es tenerla ahí presente para desarrollarla y poder proporcionarnos resistencia, coraje y capacidad para afrontar los obstáculos que se nos presentarán a lo largo de la vida sanando así todas nuestras heridas.

Debemos confiar tanto en aquel que nos da el primer empujoncito, en aquello que nos proporciona cierto grado de seguridad como en nuestra propia capacidad. Y se nos irán abriendo puertas que dentro de nuestra obcecación quisimos, en algún momento mantener bien cerradas.

Confío en mí...confío en tí.

Un besito.