jueves, 30 de julio de 2009

LHASA


Lhasa, ciudad sagrada, antanio habitada por cientos de monjes dedicando su vida a la conciencia y la iluminacion, hoy ciudad encerrada entre modernidad, vacio y mercado. Si profundizas en sus calles, si cierras los ojos al entrar en sus monasterios, todavia puedes sentir, si no imaginar, la vida que un dia tuvo, el significado de cada una de las oraciones, las vidas dedicadas al crecimiento interior.
Uno de los monasterios que tienen mas vida es el de Jokhang, los fieles que hasta alli peregrinan, en ocasiones arrastrandose (literalmente) cientos de kilometros, y que circulan por cientos en el sentido de las agujas del reloj le confieren una energia especial al lugar. Su interior inspira espiritualidad, aunque sus monjes se encuentren controlados y parte del sentido de manternerlo funcionando sea el interes economico que ofrece. Sus vistas desde las plantas altas compiten en belleza con el misticismo del interior.
Desde la montania, majestuoso el Potala todavia gobierna la ciudad, maxima expresion de la arquitectura y cultura tibetanas fue el hogar de los diferentes Dalai Lama desde el siglo XVII hasta la toma del pais por China. Por fuera es mucho mas hermoso que por dentro que se encuentra vacio de vida, castrado a la mera visita turistica extremadamente dirigida, controlada y desposeida de toda sensacion espiritual. Solo cuando la imaginacion vuela y se cuela por los pasillos que llevan a sus mas de 1000 habitaciones entras en contacto con la fuerza que un dia tuvo que tener el que fue centro de la practica budista. Sherainae, mi companiera de viaje, me cuenta que un Lama le dijo una vez que no se entristeciera por Tibet, que lo que esta pasando es su karma y que gracias a la ocupacion y obligado exilio de sus eruditos las ensenianzas del budismo ha podido ver la luz en miles de puntos del planeta y no solo circunscribirse a uno solo. Quiza tenga razon y gracias a ello este es un lugar accesible tanto para su visita como para el aprendizaje de sus ensenianzas, tan en concordancia con las que defendemos en Avatar Psicologos y que si se hubiesen mantenido encerradas aqui hubiera sido dificil que nos ayudasen a los que nos encontramos fuera.
En el plano negativo, una de las cosas que mas me sorprenden, es como los peregrinos, en el recorrido por los templos se puede distinguir perfectamente entre peregrinos y turistas, ofrecen dinero a sus dioses. Los billetes se acumulan delante de cada imagen, de cada lugar sagrado y eso me hace plantear esa imperiosa necesidad que tenemos los seres humanos de “comprar” nuestra seguridad y nuesta vida eterna, en este caso una reencarnacion apropiada o el fin de ellas. Parece que mas alla de la religion que profesemos, la necesidad del ser humano de tener control le lleva a crear mecanismos para que lo impoderable pase magicamente a sus manos. Es de ese miedo a lo desconocido e incontrolable de lo que algunos se han aprovechado a lo largo de los tiempos para construir de lo espiritual pura riqueza, convertir lo sagrado en supersticion porque ¿puede haber un Dios, un padre, un maestro, que nos exija dinero y ofrendas para darnos a cambio la vida eterna, la sabiduria o el amor? Me parece que esa es una construccion muy humanizada de un ser superior, teňida de nuestras carencias y miedos mas importantes.

9 comentarios:

DEMOFILA dijo...

No, no se puede comprar la vida eterna con dinero, Dios es muy justo, la muerte es igual para ricos que para pobres, no respete las riquezas, al final, cuando volvemos a nuestros origenes, todos somos iguales. La muerte es justa.
Me gustaría que me llegara esa paz que dices se respira en esas tierras, en esos templos, y recorrer con mi mente, como tú, cada habitación.
un beso, buen viaje, y mandanos un poco de esa paz que estás recibiendo.

loose dijo...

VIVE TU SUEÑO, MI NIÑO.

MUCHOS BESOS.

Mod dijo...

Te deseo que tengas un viaje genial, lleno de grandes y maravillosas experiencias que engrandezcan aún más ese alma tuya.

Un beso

DEMOFILA dijo...

Ayer la muerte se llevó a una prima hermana, no sé si te he hablado de ella, era hija de mi tía, que era mi segunda madre, hoy, a las 12, la hemos dejado en su última morada, aunque su alma estará en el cielo, por su bondad y cariño, la quería y la quiero, con el alma, me duele haberla perdido, con ella se han ido muchos trozos de mi vida, los que disfruté y en los que ella me ayudó, mucho, sufrió con nosotros todo, y ahora Dios se la ha llevado, con él estará, en el cielo.
Te ruego que en esa tierra de paz, reces por ella, y seguro que ella, te lo agradecerá, y yo también.
Su alma tiene que estar limpia, sufrió mucho al final, no fue tranquilo, pero feliz, como era en la vida.
Acuerdate de nosotros, y mandanos la paz, que ahora está lejos de mí.

Anónimo dijo...

Avatar que tengas un viaje bonito y que nos traigas muchas enseñanzas para que las compartas con nosotros. ¿sabes quien soy verdad?
Te deseo lo mejor te lo mereces, pero traenos un trocito.

YomismAmente dijo...

Haber dicho que en este blog solo se admiten elogios y nos ahorramos tiempo en hacer comentarios en un sitio donde se restringe la libertad de expresión.

Avatar Psicologos dijo...

Hola Demofila,

te mando un abrazo enorme en estos momentos difíciles. Cuando alguien a quien quieres se va deja en nuestro alma un vacío que es difícil de llenar, aunque ya sabes que si duele es por todo lo vivido y eso siempre es de agradecer. Así que todos mis respetos para esa persona especial que ha sabido realizar eso tan difícil que es vivir la vida con alegría hasta en los momentos en los que parecía tratarla mejor. Mis respetos, mis rezos y mi amor.

Y para ti un abrazo inmenso.

DEMOFILA dijo...

TE agradezco tus palabras, llevas razón, el vacio que me ha dejado mi prima, es dificil, muy dificil de llenar, aún lloro su ausencia, pero siento muchas cosas que serían largas para contar ahora, ya nos veremos a tu vuelta.
TE pido que sigas rezando por ella, y por mí, para que le llegue la paz, esa paz que estaba encontrando, y que ahora parece que se desvanece, en una espesa niebla, es dificil de encontrar en estos momentos.
Creo que en Lhasa, donde tú estás, o estabas, sí me encontraría, y terminarían mis problemas, que se van presentando, la vida manda, aunque tú digas lo contrario.
Un beso, desde aquí, donde deberás volver, empezar tu vida de rutina, pero ayudarás a muchas personas con la experiencia adquirida por esas tierras, les transmitirás la paz, y, al fin, como siempre, todo sirve de experiencia, y si es para ayudar a los demás, mejor.
Que vivas un feliz fin de viaje, te espero, un abrazo.

Mod dijo...

Mi más sentido pesame, Demofila.

Un abrazo muy fuerte