martes, 6 de mayo de 2008

Media naranja


Si estás buscando tu media naranja... asegúrate antes de no ser una manzana...

6 comentarios:

Cristina dijo...

Mmmmm, ingenioso, divertido... Pues oye sí, deberíamos empezar por ahí, por conocer de qué árbol procedemos y qué fruta somos, para después aceptar que no hay mitades perfectas y que la simetría absoluta es casi imposible. Entonces, sólo entonces, ya podremos buscar mitades (o cachitos o átomos) o, tal vez, nos busquen ellos a nosotros, o mejor, tal vez, simplemente, nos encontremos y nos sepamos reconocer...

Tot dijo...

Y yo que no creo que haya que buscar mitades... Yo al menos quiero una pieza entera... Madura, entera, sin fisuras, completita... y toda para mi...

En cualquier caso, me ha gustado mucho tu apreciación...

Tamara Mozo dijo...

Posiblemente si fusionas a una naranja con una manzana, se creará un fruto nuevo, único y original “LA MANZARANJA” Ji, ji,ji… ¿Y… Por qué no?
Buscar, encontrar, sufri-miento, senti-miento… Todo lo que sea conocerse, tomar consciencia de uno mismo está muy bien, está bien sabernos, olernos, comernos... para después ofrecer el mejor de los platos... Pero más bien yo creería, yo apostaría, yo agradecería, yo decidiría, YO ME LLENARÍA DE FE. CREERÍA SIN VER y disfrutaría de mi preciosa MANZARANJA…

Alienigena dijo...

yo no creo en buscar.....
deseo encontrar la mitad divertida, la parte dulze de la manzana o de la naranaja pero que sea la parte madura y dulce.

Anónimo dijo...

Oye, ¿y tu que opinas de las medias naranjas? ¿tienes la tuya?

Alienigena dijo...

y prefiero recibir amor de alguien que lo conoce, porque este mundo esta lleno de genta que dan amor sin conocerlo.............