viernes, 30 de agosto de 2013

Estar con los ojos abiertos a las señales

Agosto suele ser un mes de descanso y nosotros también nos hemos tomado vacaciones. Y las vacaciones suelen estar llenas de momentos diferentes, de momentos mágicos. Pero no interrumpo esta serie sobre los deseos básicos para hablar de las vacaciones sino de las pequeñas señales que durante toda la semana me han estado persiguiendo...

La primera me llegó tras, no se muy bien por qué, preguntarle a Vanessa
"¿Cuál es la frase que viene hoy en tu agenda?" Y lo que encontramos que ponía era:

Es curioso porque durante la semana esa frase me ayudo, no sólo a recordar algo importantísimo en la vida, estar agradecido, sino para recordársela a unos cuantos pacientes que parecían haber venido a pedírmela. No se si si no hubiese leído la frase el lunes podría habérselo explicado como lo hice.

La última me acaba de llegar y es la que me ha decidido a escribir este post. Una alumna del curso de Inteligencia Emocional on line hacía un comentario en el foro del tema de la semana y al finalizar mi respuesta me he dado cuenta de que era más para mi que para ella. Y es que la mayoría de los "consejos" que le damos a los demás suelen ser los que mejor se adaptan a nosotros mismos.

Y eso me ha vuelto al agradecimiento. Por una parte porque me ha recordado otras palabras sabias, que no recuerdo exactamente ni al autor, que hablan que cuando ayudas a otro el máximo beneficiado eres tú. Y por otro porque hay veces que hay algo dentro de nosotros más sabio que nuestro propio pensar y que nos guía por aquello que más necesitamos en cada momento.

Así, mi fin de semana empieza recordando que voy a abrir bien los ojos y voy a tomar las decisiones adecuadas para poder cumplir esas sabías palabras de Jesucristo. Deseo de corazón que vuestros días también se llenen de luz y de esa sensación interna que cuando la encontramos nos recuerda que...  "Soy libre, soy Todo, somos puro Amor"



7 comentarios:

Nakrama dijo...

Jo, pues a mí me ha pasado al revés, y varias veces esta semana.
"En el instante en el que uno piensa que no tiene algo, ese algo se aleja"...pues resulta que cada vez que pienso que no lo tengo, ese algo se acerca. ¿Qué significado puede tener? Porque además, ya me he despedido varias veces de ese objetivo, y a veces pienso que el Universo se "burla" de mí poniéndomelo delante cada vez, como si quisiera asegurarse de mi total abandono, jeje...Cosas que piensa una, pero entro en el blog y me veo esta entrada, ¿será una de esas señales? Desorientada.
Un saludo

Inma Aroca Ibáñez dijo...

Simplemente GRACIAS!!!!!!!! Este post es un gran aliento para mí!. Sigo agradeciendo todos los días!!!!!! Gracias Antonio!!!!!

ESA dijo...

Y yo me pregunto, si las decisiones las tomo desde la libertad y desde el AMOR ¿pueden no ser adecuadas? ;-)

Marta dijo...

AGRADECIDA... :-)
ESA, ¡qué buena pregunta!. ¿Te la has respondido, ya? ;-)
Y yo me pregunto, si tomo las decisiones desde la libertad y desde el AMOR, ¿cabe plantearse si pueden no ser adecuadas? ;-)
Antonio, mil gracias por éste regalazo.

Avatar Psicólogos dijo...

Nakrama, habría que entrar en discusiones más profundas sobre el tema para responderte, pero así en breve se me ocurre que ese pensar que no lo tienes es una manera de soltar apego y cuando dejas de tener apego por algo sueltas la necesidad y la mentalidad de miedo y carencia para abrir la posibilidad al deseo. Así que mi pregunta es ¿renuncias a ese objetivo desde el corazón o desde la mente? ¿Renuncias porque no te interesa el qué o porque te asusta el cómo? Obviamente si la renuncia es por el cómo no es una renuncia es miedo y cuando sueltas el miedo el "Universo" te vuelve a abrir posibilidades. Es difícil eso de aprender a desear sin necesidad...

En cuanto a ESA y Marta, supongo que ya os habéis respondido a las preguntas al hacerlas, porque más que preguntas lo que ponéis son respuestas así que nada más que agradecer lo que compartís :-)

Nakrama dijo...

Gracias por la respuesta.Es cierto que es tema a debatir en profundidad, pero, valiéndome de tus preguntas y teniendo en cuenta que no me suelen asustar los "cómo",me centraré en el qué.
En todo caso, siempre preferiré una renuncia desde el desapego, aunque no pueda ser lo más correcto, que persistir en un deseo que venga de la necesidad. Y si la vida, el Universo o el destino, me sigue poniendo ese objetivo a un paso, pues nada, a observar lo que quede por aprender. Lo que está claro es que siempre se puede elegir, y desde esa seguridad que otorga el sentirse libre me doy cuenta de que no hay miedo que valga.
Muchísimas gracias. Un abrazo

Tu Comportamiento dijo...

!Buenos días! Quiero presentaros TuComportamiento, somos un equipo de psicólogos expertos en el análisis y la modificación de conducta. Estamos en Ávila, Madrid y Zamora. Os animo a que echéis un vistazo a nuestra página web:
www.tucomportamiento.es

Enhorabuena por vuestro blog y por luchar por nuestra profesión.