martes, 30 de abril de 2013

Creemos demasiado a nuestros sentidos

Creemos demasiado a nuestros sentidos. Nos proporcionan un montón de datos que nos ayudan a movernos por el mundo y a mantenernos vivos. Pero también sabemos que nos engañan. Nos hacen sentir que estamos quietos y estables cuando sabemos que la Tierra se mueve a muchos kilómetros por hora, nos dicen lo que existe y lo que no cuando sabemos que hay muchos colores, sonidos, sensaciones que no entran dentro de nuestros umbrales perceptivos, nos señalan que hay cosas sólidas cuando sabemos que los átomos que las forman son fundamentalmente vacío. Son una guía imprescindible en nuestro día a día, por más que seamos conscientes de que nuestro día a día no es real. Tratamos de ser objetivos cuando sabemos que la objetividad es una ilusión. Lo verdadero para nosotros es lo que se ajusta a nuestra capacidad perceptiva y a nuestras creencias así que vemos el mundo traducido a lo que somos ¿Y qué somos?

A veces pensamos que lo que somos es lo que pensamos que somos, nuestros pensamientos. Pero ¿de dónde viene un pensamiento? ¿Cómo se construye? ¿Quién lo crea? Al final los pensamientos, como todo, surgen de la nada y vuelven a la nada tras ser pensados. Esa NADA que los sabios de nuestros tiempos y de tiempos ancestrales llaman consciencia pura, potencialidad pura dentro del infinito de posibilidades. Dicen que somos mucho más de lo que creemos que somos desde nuestros sentidos. Y a nosotros nos cuesta creerlo, porque nuestros sentidos nos dicen que nacemos, crecemos, nos pasan mil y una cosas tangibles y nos morimos. Y cuando morimos todo se acaba. Y nos lo creemos, aunque sabemos que nuestros sentidos nos mienten.

Es difícil, muy difícil, entender desde nuestros sentidos limitados que somos NADA y a la vez que somos TODO. Cuando dejamos por unos instantes de HACER, de pensar, nos encontramos con esa nada que algunos llaman SER. Si fuésemos percibidos por un microscopio cuántico no habría diferencia entre un objeto y otro, todo serían partículas vibrando a diferentes velocidades, seríamos una parte más del TODO.

Supongo que es más fácil creer algo que sabemos que es mentira que algo que desconocemos y que escapa a nuestro entendimiento "lógico". El vacío asusta a nuestra mente y en muchas ocasiones creemos que somos nuestra mente. Así que jugamos a ser lo que parece que somos, ciñéndonos a los límites que necesitan nuestros sentidos para poder percibir, porque sin límites, sin dualidad, nuestros sentidos se pierden. Y no podemos dejar que se pierda el que nos miente, porque entonces no habría mentira y sólo quedaría el vacío. Y quizá ahí resida el Ser, pero el vacío no le gusta a la mente, así que desechamos esa pista para volver a la información tangible de los sentidos. Ahí está la verdad, dirigida por quién nos miente, muy lógico ¿o no? Pero si no es lógico no es coherente con la mente. No importa, estamos bien enseñados a vivir en la incoherencia ¿Cómo si no podríamos creer en aquello que sabemos que está basado en una mentira?

Y si somos conscientes de que vivimos una mentira... ¿Cómo podríamos hacer que esa mentira fuese más cercana a la verdad? Pues el primer paso sería no creernos las mentiras de nuestros sentidos y nuestra mente, dejar pasar los pensa-mientos, entrar de vez en cuando en esa NADA que nos recuerda nuestra esencia. Eso es de alguna manera lo que intentábamos transmitir en el post sobre el camino para la reconexión con el Ser.

Y puestos a vivir en una mentira... ¿Por qué no elegir la parte de la mentira que nos haga sentir bien? ¿Por qué no elegir la felicidad ante el sufrimiento?

A veces sólo hay que abrir los ojos para poder ver, abrir los oídos para poder escuchar, abrir el corazón y la piel para poder sentir... Otras sólo tienes que ser un observador imparcial del río de la vida que fluye a través de ti.

6 comentarios:

MariCarmen dijo...

Entro por primera vez a dejar dos cosas en este libro abierto donde llevo tanto y tan valioso aprendido.
La primera es mi Agradecimiento.
La segunda, una frase escrita con la savia milenaria de la Sabiduría por un gran Maestro:
"En lo profundo, todos somos un corazón compartido que en un abrazo encuentra su sentido y razón de Ser".

Marta dijo...

Muchas gracias por ésta entrada, Avatar...
Gracias por esta invitación a entrar en la NADA...Que acepto gustosa...
Mari Carmen, preciosa tu aportación... Mil gracias.
Un abrazo hondo....

Marta dijo...

Os dejo el tango para piano de Albéniz:
http://youtu.be/GNUpWAQuuVA

ESA dijo...

FLOTANDO EN EL VACIO.

Aurora López Llames dijo...

Gracias, efectivamente nos da miedo el vacío de nuestra mente.

Iara dijo...

Genial la reflexión. Quisiera a portar referente a "la objetividad es una ilusión" que podría ser posible si fuésemos conscientes de nuestros múltiples condicionamientos y contemplásemos diversos puntos de vista mas allá de nosotros mismos... Lo explicas fenomenal lo de la consciencia pura, vaya trabajito pero al tenerlo en cuenta podemos existir un poco menos dormidos o algo mas despiertos.
En cuanto a que es "muy difícil, entender desde nuestros sentidos limitados que somos NADA y a la vez que somos TODO" me resulta fascinante la sensación de totalidad y de vacío, así la ilusión del momento resulta aún mas mágica si somos conscientes de ello. Y como bien expresas, el ser surge en la mas insignificante escena y esas partículas que vibran conectadas entre sí son el espectáculo mas impresionante e indescriptible que puede darse en ningún show.
Adoptar un rol teniendo conocimiento de ser una MAYA, un velo que cubre las grandes verdades por la inteligente opción de jugar en la dualidad y elegir esa felicidad relativa de acomodarse social y culturalmente es una sabia decisión, un juego feliz que se puede disfrutar intensamente al ser consciente de la totalidad y no caer en el drama y dormirse en vida.
Ser un observador despierto y ver fluir la vida y los acontecimientos en ti, ver pasar como nubes los sentimientos y pensamientos y tomarlo con gracia es un gran regalo de la consciencia.
Muy recomendable ser espectador de esta maravillosa dimensión dual y vivir en primera persona los regalos que nos son dados por ser humanos.
Gracias por tan agradable lectura.
Namate
Quisiera compartir con vosotros ya que estamos en la misma ruta. Abrazos

http://anonimaconarte.blogspot.com.es/
http://danionima.blogspot.com.es/