viernes, 24 de junio de 2011

Hoy. Cambio de destino.

Hoy he hecho un viaje. Un viaje apasionante dentro de mis sueños, un viaje donde he descubierto que prefiero estar sola, o que prefiero mantener esa relación que me daña, que arriesgarme a abrirme a que alguien me quiera.

No ha sido fácil, en más de una ocasión he querido negar mi sueño, bajarme en cualquier estación del viaje, hasta que en una pincelada de luz me he dado cuenta de que ya llevo demasiado tiempo negando mis sueños. Demasiado tiempo.

La primera etapa de mi viaje me ha llevado a los cinco años, allí he visto sufrir a una pequeña niña el permanente rechazo de su madre, una madre dañada por unos padres super exigentes de unos abuelos distantes que dependían de unos bisabuelos demasiado ocupados en sobrevivir como para ocuparse de sus hijos. Si eran dolorosas las imágenes algo a desgarrado mi corazón al reconocer a esa pequeña niña indefensa, al observar en ella gestos que todavía hoy descubro en el espejo. He visto como en aquellos días una parte muy sensible de mi corazón aprendió que depender del amor fluctuante de las personas gobernadas por sus propios fantasmas y miedos era tremendamente peligroso, por mucho que esas personas dijeran quererte siempre acababan dañándote. Aprendí, supongo que de manera inconsciente, que era mucho más seguro capaces de sostener y aguantar los envites que llegaban. Aprendí. Aprendí a ser buena, a hacer las cosas bien, a no molestar, aprendí mil y un trucos que evitaban que esas pequeñas agresiones diarias que para mi escaso metro de altitud eran demasiado grandes. Ahora veo que no lo hice mal, que incluso lo hice muy bien, que de alguna manera conseguí protegerme de una manera bastante eficaz para mi edad.

Y el viaje ha seguido... y yo seguía aprendiendo o quizá tan sólo aplicaba mi aprendizaje. Aprendí a enamorarme de personas imposibles, del novio de mi amiga al que amé hasta morir escondiéndonos de miradas curiosas, del profesor que seguía mis juegos siempre en secreto, del chico duro del instituto que me mostraba como trofeo mientras intentaba conquistar otras para su personal museo de autoestima dañada. Y con cada uno de esos fracasos "casuales" el surco de la desconfianza se iba haciendo cada vez más profundo, mi capacidad para detectar aquellos que no me harían salir de mi camino iba aumentando hasta llegar a la excelencia. Desde muy pequeña aprendí a construir relaciones que justificasen esa creencia grabada a fuego en esa parte del cerebro ubicada en el corazón: "los que más te quieren son los que más daño hacen".

Paso a paso fui haciendo mi master vital en la detección y enganche con personas que no podían querer, que sólo podían hacer un daño superficial a mi piel, ardiente y que escuece si, pero muy lejos de mi sensible corazón que mantenía a salvo. Y así me siento segura, jodida, pero segura.

Pero todavía no he aprendido a controlar completamente esa parte de mi que aún busca el Amor, todavía no he sido capaz de acallar a esa voz interna que no sólo busca rellenarlas carencias que me dejaron los daños de mi infancia sino que de alguna manera sabe que soy un ser de luz que merece ser amada. Y a esa voz a la que siempre he agredido hoy voy a darle un espacio, desde el silencio de mi mente voy a hacer de amplificador de mi corazón para conseguir una vibración tan potente que sea capaz de romper mis barreras, mis más-caras, que sea capaz de romper en mil pedazos esa historia personal que me he empeñado en seguir y alimentar. Estoy llegando al final del viaje, de ese viaje.

Siento que este sueño no ha sido casualidad, se que los años en los que mi piel ha sido golpeada, rasgada, quemada, han tenido la función de proteger mi corazón. El corazón de una pequeña niña asustada que aprendió la lección incorrecta y desde entonces ha trabajado, fiel a aquellos que se la enseñaron, para hacer esa creencia realidad. Así que hoy no voy a reprocharle al otro sus abusos, no me voy a reprochar a mi misma no haber hecho las cosas mejor ni ser la culpable del enfado del otro, no me voy a insultar ni me voy a rebajar, hoy, definitivamente, pongo fin a ese viaje.

Hoy, en este día especial fruto del cruce de experiencias, aprendizajes e intuiciones, decido emprender uno nuevo, hacía un destino completamente diferente. Hoy decido dar los primeros pasos al encuentro de mi propio corazón, para escucharlo, acariciarlo, quererlo... para que cuando se confíe y esté distraído pueda susurrarle al oído que merezco ser querida, que es puro Amor y también pura fuerza, que a partir de este día nunca más me desconectaré de él, que hoy, con una enorme sonrisa y liberación, me permito abrirle las puertas al Amor mientras cierro definitivamente las del miedo, mi último ex del camino.
Fotos de Luciana Ognibene

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy, es un día especial. Muchas gracias por el post Antonio

luciérnaga dijo...

Muy bonito, preciosísimo texto lo releí varias veces, me emociono.
Tan bonito, tan real, tan Absoluto como la vida. Aprender a aprender, aprender a llorar, aprender a entender, aprender a soñar… aprender a “hacer de amplificador de mi corazón para conseguir una vibración tan potente que sea capaz de romper mis barreras, mis más-caras, que sea capaz de romper en mil pedazos esa historia personal que me he empeñado en seguir y alimentar. ” Desde mi corazón cerrar la puerta al miedo y abrir al Amor “
Tan Absoluto. Gracias.

leni dijo...

Gracias Avatar una vez mas por compartir estos valiosos y preciosos textos con todos los que te leemos. Me encanta el mensaje de animo, invita a la libertad y con eso me quedo yo.

Cuando escribes sobre el enganche a personas que no pueden querer quizas en lugar de jodida y segura yo creo que seria jodida y comoda, en mi humilde opinion la verdadera seguridad se siente cuando abrazo mi propio corazon porque no creo que haya seguridad en una relacion basada en el miedo.

Tengo una duda acerca de una frase "los que mas te quieren son los que mas daño te hacen" acaso no es alguien mas vulnerable ante sus seres queridos? No tienen acaso ellos mas ventaja en ese aspecto?

Mil gracias de nuevo, un abrazo.

Pd: algo sobre el miedo o exceso de control materno sobre los hijos varones y la dependencia del hombre con la madre podrías contarnos?

Monica dijo...

Avatar: tu me enseñastes a dar los primeros pasos al encuentro de mi propio corazón, para escucharlo, acariciarlo, quererlo... para que cuando se confíe y esté distraído pueda susurrarle al oído que merezco ser querida, que es puro Amor y también pura fuerza, que a partir de este día nunca más me desconectaré de él, que hoy, con una enorme sonrisa y liberación, me permito abrirle las puertas al Amor mientras cierro definitivamente las del miedo.

Reyes dijo...

Que valiente eres alexpresar lo que a tantos y tantas nos ha ocurrido.Crees que has sido la única que siente éso y te das cuenta de lo contrario.Si tú no lo paras , lo hace la vida, así que ...qué bueno es darse cuenta , abrazar esas sombras y cambiar tu destino. Suerte

el piano huérfano dijo...

No lo consigo

Avatar Psicólogos dijo...

Piano, conseguirlo o no depende de los pasos que se den, una melodía sólo se construye tocando las teclas adecuadas en el ritmo adecuado. Y desgraciadamente, o por suerte, nadie puede tocar el piano por ti.
Hay que recordar que para cualquier cambio necesitamos las 3 c's del cambio:

Consciencia
Coraje
Cariño

Descubrir la que no se está aplicando nos enseña porque los cambios no se producen.

Hay personas que si han dado los pasos adecuados, por muy difíciles que hayab sido o muy dolorosas las experiencias que han tenido que enfrentar, mi más sincera admiración por ellas. Y como dice la PNL, si alguien puede hacerlo tú también, solo hay que hacer lo mismo que ha hecho esa persona. Ahora, si siempre lo intento de la misma manera, con los mismos pensa-mientos, que ha fallado antes entonces siempre lograré el mismo resultado.

Monica dijo...

Piano: si yo lo he consehuidon, tu también puedes! He sufrido lo que solo se yo, creí que nunca jamas lo conseguiría , lo conseguí ! Y ahora se porque no lo conseguía .era conciete, tenia coraje pero no tenia cariño hacia mi.por mucho que me lo dijeran no me daba cuenta...y un día reaccione: podría ( pero no me dije debería ) quererme de verdad, y ese fue el principio de mi día especial.Animo, tu puedes!