lunes, 18 de febrero de 2008

Las dos caras del silencio

El silencio me miraba cruel desde sus ojos esquivos, por momentos podía adivinar su sonrisa maliciosa mientras me mantenía esperando, deseando, añorando, sufriendo, muriendo porque con dos palabras ella le traicionase y le alejase de mi vida. Pero el silencio era sin duda más fuerte y mientras inundaba su cabeza, ahogando cualquier vestigio de un hueco para mi recuerdo, de la mía escapaba y el vacío que dejaba se llenaba con cientos de excitados pensamientos, suposiciones, anticipaciones… que aunque las creaba para alimentar la cada vez más debilitada esperanza sólo lograban aprisionar mi alma. Segundos que se tornan horas, días disfrazados de eternidad, el silencio jugando con el tiempo que no pasa cuando no escucho su voz mientras le susurra litros de sangre a un corazón que se seca sin sus palabras.

Así me encontré, gritándole al silencio toda mi rabia. Y mientras mi voz se agrietaba y la piel me quemaba, una amiga me cogió de la mano y me guió suave hacia delante enseñándome cual era el camino por el que un día le había confesado quería dirigir mis pasos y que ahora sentía tan lejano. Me acompaño serena en los primeros pasos y me ofreció un destino tan parecido al que había causado mi desazón que no podía imaginar que fuese tan distinto, el Silencio. Caí rendido porque por un momento me faltaban las fuerzas y me deje llevar hacía ese Silencio interior donde el mundo se acalló. Una paz interior fue recuperando suavemente las paredes de mi dolorido corazón, haciéndolas flexibles de nuevo, permitiendo a mi alma expandirse para expresarse más fuerte que nunca, abriendo todos mis sentidos a la orgía de sensaciones que allí en silencio me ofrecía la vida, libre del ruido ensordecedor de la locura del anhelo que gobernaba mi mente, también por motivos de un silencio.

Silencio contra silencio, es curioso como lo que parece destruirte es lo que te regenera, como lo que te daña es lo que te hace verdaderamente fuerte, como la clave de las cosas suele estar en ellas mismas y no en deliberados esfuerzos por cambiar nuestro alrededor y acomodarlo a nuestras necesidades para, de conseguirlo, llenarnos de miedo porque eso que hemos construido con tanto esfuerzo no resulta ser el mundo que habíamos elegido.

Yo me quedo con el Silencio, mientras, seguiré dirigiendo mi intento (como diría mi amiga) a que las palabras surjan fluidas de los corazones de aquellos que, de olvidarlas, están condenados a no poder acallar la fuerza de desbocados pensamientos.

6 comentarios:

RAQUEL SULTANA dijo...

el silencio
es la voz mas sabia que hay, sobre todo si sabemos escuchar.
puede llegar ser nuestro mejor amigo y consegero,pero hay que saber escucharlo y no sufrirlo,ni rechazarlo, dejalro a nuestro lado.

Cristina dijo...

Efectivamente, el silencio tiene dos caras, la que nos reconforta y apacigua y la que nos pone frente a nuestra soledad y nos deja desnudos ante nuestros miedos. Pero aprendiendo a escucharme en el silencio, yo, como tú, he descubierto su poder regenerativo, pero además he podido reconocer que soy capaz de quererme, de querer y de que me quieran, que a veces me equivocaba cuando pensaba que el silencio de otras personas me abocaba a su olvido, que las fantasías ayudan a colorear ese silencio y que, incluso, a veces, se hacen realidad…
Un beso muy grande y toda mi fuerza para que perdure siempre ese don que posees para hacer fluir las palabras del corazón.

Anónimo dijo...

alcanzar un punto en el que no hay nada que decir, solo se senitra empujado hacia el silencio y hacia el abrazo de la otra persona que amas.
El hecho de hablar a veces distorsiona la verdad.
Las ultimas palabras antes de la verdad del silencio son: GRACIAS. TE AMO.

Anónimo dijo...

Es muy cierto lo que escribes. El silencio es bueno para el alma, está en cada uno de nosotros cómo transitarlo. Y sí, se experimentan las dos caras! en mi se generaron sensaciones de vacíos, que a veces no sabia si era bueno o era malo. En fin, estos vacíos plasmé en dibujos. Como queriendo comunicarme algo en su momento y que hoy mirandolo me doy cuenta que algo me pasaba internamente. Les dejo el dibu que esta en mi blog

http://nenebrzozowski.blogspot.com/2010/11/vacio.html

gracias!

Anónimo dijo...

Es muy cierto lo que escribes. El silencio es bueno para el alma, está en cada uno de nosotros cómo transitarlo. Y sí, se experimentan las dos caras! en mi se generaron sensaciones de vacíos, que a veces no sabia si era bueno o era malo. En fin, estos vacíos plasmé en dibujos. Como queriendo comunicarme algo en su momento y que hoy mirando me doy cuenta que algo me pasaba internamente. Les dejo el dibu que esta en mi blog

http://nenebrzozowski.blogspot.com/2010/11/vacio.html

gracias!

Fani dijo...

Es muy cierto lo que escribes. El silencio es bueno para el alma, está en cada uno de nosotros cómo transitarlo. Y sí, se experimentan las dos caras! en mi se generaron sensaciones de vacíos, que a veces no sabia si era bueno o era malo. En fin, estos vacíos plasmé en dibujos. Como queriendo comunicarme algo en su momento y que hoy mirando me doy cuenta que algo me pasaba internamente. Les dejo el dibu que esta en mi blog

http://nenebrzozowski.blogspot.com/2010/11/vacio.html

gracias!